EL DIBUJO

La ALFABETIZACIÓN VISUAL (comprensión de elementos visuales y comunicación de su significado) en los primeros años de edad permite racionalizar una etapa fundamental como es la perceptivo-motriz, para ayudar a la organización mental de los niños y niñas.

La estructuración de los signos del ALFABETO GRÁFICO posibilita educar el ritmo gestual y perceptivo, la adquisición de conceptos geométricos y direcciones y situaciones espaciales: la discriminación de formas y sus tamaños…

Por medio del juego el niño va conquistando, como en el lenguaje verbal, el dominio del lenguaje gráfico en una franja de edad en la que la mente descifra y crea a través de símbolos (imágenes).

Los SIGNOS GRÁFICOS corresponden a una fase de inicio del garabateo. Sus características gráficas coinciden con los 16 primeros signos del ABECEDARIO GRÁFICO. Son trazos lineales de gran sentido psíquico (simbólico).

El control del «gesto gráfico» permite que sus diseños se ordenen en la superficie sobre la que dibuja y controla el ritmo compositivo y el signo empleado con sentido espacial.

ASÍ JUGAMOS CON EL ALFABETO GRÁFICO

Cuando empezamos a dibujar lo hacemos sin prestar atención a los trazos. Dibujamos por puro placer del movimiento y apenas hay coordinación óculo manual.

¿Y cuándo empezamos a dibujar entonces?

El garabateo es una prolongación de la actividad motora y los trazos que realizamos son huellas de los movimientos.

Los movimientos al principio son amplios con grandes segmentos corporales y progresivamente se van afinando hasta conseguir coger un lápiz correctamente, controlar el trazo, realizar letras… (Ley de Desalloro Próximo Distal).

Es interesante pintar sobre superficies amplias, en vertical y horizontal y manipular distintos materiales.

Alumnos/as de 2 años

A %d blogueros les gusta esto: